La Agenda Urbana y el buen gobierno, el camino para lograr los ODS

Artículos

Una administración que goce de un buen cumplimiento normativo supone que los objetivos marcados en la Agenda 2030 se vayan alcanzando.

La Agenda 2030 se ha convertido en un objetivo común para todos los actores sociales. En el año 2015, la Asamblea General de la ONU estableció una serie de objetivos para el desarrollo sostenible de todo el planeta (ODS). Objetivos encaminados a poner fin a la pobreza y el hambre en todo el mundo de aquí a 2030, a combatir las desigualdades dentro de los países y entre ellos, a construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas, a proteger los derechos humanos y promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y a garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales.

En esta línea, las Administraciones también se han comprometido para alcanzar estos acuerdos marcados y han creado la Agenda Urbana. Se trata de un documento estratégico que, siguiendo los criterios establecidos por la Agenda 2030, persigue el logro de la sostenibilidad en las políticas de desarrollo urbano.

Esta Agenda sirve como guía para todos los actores, públicos y privados, que intervienen en las ciudades y que buscan un desarrollo equitativo, justo y sostenible desde sus distintos campos de actuación.

De esta forma, la contratación pública, los servicios públicos o la transparencia institucional cobran un papel muy importante en la consecución de los objetivos marcados en estas herramientas.

Contratación pública

A través de estas contrataciones públicas las administraciones pueden garantizar que las empresas que seleccionan para los diferentes proyectos tienen también establecido en sus objetivos los recogidos en la Agenda 2030 y la Agenda Urbana. Por este motivo, deben hacer unas contrataciones responsables exigiendo a las empresas que se presenten a concursos públicos que tengan implementados ciertas políticas que atiendan a cumplir los ODS. Algunas de estas políticas pueden estar basadas en:

-Planes de Igualdad. Exigir que las empresas cuenten con un plan específico que ayude a cumplir el ODS 5 de Igualdad de Género.

-Compliance medioambiental o certificaciones oficiales en materia de sostenibilidad, que ayudarían a alcanzar los ODS 12 y 13 de Producción y Consumo Responsables y Acción por el Clima.

Servicios públicos de calidad

Las administraciones tienen el deber de ofrecer unos servicios públicos de calidad. Y en esta calidad tienen la opción de alcanzarla cumpliendo una serie de requisitos en línea con estos ODS:

ODS 6. Agua limpia y saneamiento

ODS 7. Energía asequible y no contaminante

ODS 9. Industria, Innovación e Infraestructura

Transparencia institucional

La corrupción y la desconfianza en las instituciones son objetivos que persigue la Agenda 2030. En concreto, el ODS 16. Paz, Justicia e Instituciones Sólidas puede lograrse si se consigue esa transparencia en las instituciones.

Suscribirse al blog

Últimos Posts

Menú