¿Cuánto puedo ahorrar si aplico compliance en mi empresa?

Riesgos

Decir hoy que un programa de Compliance supone una fortaleza, tanto interna como hacia el exterior, para las Organizaciones, ya no es discutible. El Compliance se ha situado en las estructuras corporativas como una función de garantía para evitar vulnerar o incumplir las normas vigentes que les aplican, ya sean tanto impuestas como autorregulatorias, con el consiguiente beneficio de lograr un trabajo bien realizado, que es el fin que se persigue.

El Programa de Compliance vela porque las Organizaciones cumplan sus compromisos conforme a las normas y no incurran en posibles delitos o conductas irregulares que puedan dañar a estas en muchos aspectos, y ya todos sabemos cuáles pueden ser. De este modo, encontramos al Compliance como un aliado incondicional de las Organizaciones para no exponerse, al menos de forma negligente, a penas tanto económicas como de otro tipo.

Una empresa puede cometer estos delitos. Las consecuencias penales por cometer alguno de ellos pueden verse reducidas si la compañía cuenta con un Programa de de prevención de delitos o Programa de Compliance. Las multas a empresas por incurrir en este tipo de conductas se elevan a 2.450 millones de euros en España, desde que en 2015 entrara en vigor la regulación que incluía responsabilidad penal para las personas jurídica, según el blog nalanda.

En este sentido, la mera existencia de un Programa de Compliance no exime a la empresa de sus responsabilidades, incluso pudiera dudarse acerca de su buena voluntad. Las compañías podrán establecer protocolos y normas que regulen la actividad de la empresa, ajustándola en cada momento a la normativa vigente. Pero de nada servirá disponer de un programa de estas características si no se implementa en todos los rincones de las Organizaciones, y se supervisa y controla por un órgano (unipersonal o multipersonal, según las circunstancias de cada Organización) que lleve a todas y cada una de las personas que en ellas trabajan lo que implica la función de Compliance.

En definitiva, contar con un Programa de Compliance puede ahorrar costes a las empresas que van más allá de los económicos. Por todo ello, no debemos caer en la trampa de pensar, únicamente, que con un Programa de Compliance vamos a ahorrar “dinero”, si no que el ahorro adoptará distintas formas, y llegará procedente de según sea la conducta de las personas, de todas, que forman parte de la vida de las Organizaciones.

 

Suscribirse al blog

Últimos Posts

Menú