¿Qué riesgos puedo evitar si aplico una política de compliance integral en mi empresa?

Riesgos

Contar con un plan de compliance es una garantía de seguro para las empresas. Estos planes se basan en el cumplimiento normativo, a través del diseño y desarrollo de Sistemas de Gestión de Compliance que incorporan distintos programas de compliance, que previenen, detectan y gestionan riesgos derivados de incumplimientos que no deben aceptarse desde ningún punto de vista, ya sean incumplimientos de obligaciones legales impuestas o bien autoimpuestas o autorregulatorias. Sus características hacen que integrar el compliance en la política de empresa sea un seguro frente a posibles sanciones y un valor añadido para aumentar la competencia de las empresas.

Desde la Ley Orgánica 5/2010 de 22 de junio, de reforma del Código Penal ( Ley Orgánica 5/2010 de 22 de Jun) que entró en vigor el 23 de diciembre de 2010, se establecía que las personas jurídicas podían ser responsables de los delitos que se cometieran en su nombre o por su cuenta por los representantes legales y administradores. De esta manera, contar con un plan de compliance integral en caso de una posible negligencia eximiría o reduciría la responsabilidad penal de la empresa al quedar patente que la compañía puso las herramientas adecuadas a través del compliance para garantizar las buenas prácticas.

Un plan integral de compliance escuda a la empresa ante posibles multas sea cuál su sector de actividad. Además, de la cuantía monetaria de las sanciones, la empresa también podría perder reputación por el incumplimiento de normativas y regulaciones vigentes en su entorno y su campo de actividad. Por otra parte, también puede evitar problemas en las relaciones con las administraciones, los propios estamentos de la compañía y problemas con sus clientes o potenciales consumidores.

En octubre de este 2021, además, ha entrado en vigor el aumento de la cuantía de las multas de la Inspección de Trabajo, en concreto un 20%. Esta subida se aprobó tras la anterior en el año 2007.

Las buenas prácticas que recoge un plan de compliance integral aportan a la empresa el conocimiento y el protocolo de actuación respecto a políticas sostenibles, igualitarias, y de prevención y mitigación de riesgos, además de por supuesto, financieras y penales.

Suscribirse al blog

Últimos Posts

Menú